Bienvenida a esta nueva etapa, Aris baby and you evoluciona a MiniAris

¡Hola!

Soy Lidia por si has aterrizado por aquí y aún no me conoces.
Y hoy comienza una nueva etapa.

Hace más de tres años que comencé esta aventura y como todo en mi vida, desde entonces he evolucionado, y conmigo, mi proyecto.
Comencé en este mundo bajo el nombre de Aris Baby and you. Y esa ha sido la identidad de mi negocio hasta hoy. 

Uno de los principales motivos del cambio, has sido TU.

Con el paso del tiempo, me di cuenta de que si bien recordabais los productos y a mi (en el caso de los markets o que hablásemos por Instagram o vía Whatsapp) el nombre de la marca no os resultaba fácil de recordar y ¡adivina!

Esta es la regla número uno cuando eliges un nombre para la marca, debe poder recordarse con facilidad.

He aquí, por tanto,  el principal motivo del cambio de Aris baby and you a MiniAris.

Parece sencillo pero ha tenido su intríngulis, ha llevado mucho tiempo, muchos nombres barajados y un apego por mi parte a seguir manteniendo parte de su esencia. Y es que la palabra ARIS, a ti no te dirá nada, pero a mí, me lo dice todo.

 

Las letras que la componen son el origen de mi marca  A R I S  ➡️ SIRA. Mi primera hija, con la que nació de nuevo una parte de mí y este proyecto de la mano.

Aris comenzó a gestarse en mi cabecita a la vez que mi pequeña, mi sirena (algún día te contaré el motivo de este apelativo cariñoso). A ella le debo la fuerza para sacarlo adelante.
Durante su embarazo buscaba productos seguros, libres de tóxicos para ella y descubrí el material con el que elaboro todas mis piezas: silicona de grado alimentario y madera de haya.

 

Como siempre he sido muy curiosa, enseguida quise crear diseños exclusivos para nosotras, pero no podía hacerlo de cualquier modo, tenían que ser seguros.
Ha habido muchos ensayos, algunos errores, caídas y vueltas a comenzar desde entonces, pero puedo asegurar que, aquí, encontrarás productos de calidad para tu bebé y para ti, su mamá.

Y es que mi mundo es tu Mini, nuestros minis y nosotras y todo el universo de la maternidad que tanto nos invade y nos abraza a partes iguales.

 

Ha sido, largo, duro y desesperante a veces, pero bonito, ilusionante y empoderador muchas, muchísimas más.

Con burbujas en el estómago y una cara de tonta que no puedo quitarme te doy la bienvenida a mi nueva casa y mi nueva imagen, ojalá percibas en ella todo el cariño y las toneladas de ilusión con las que se ha gestado este cambio.

¡Bienvenida!

Ir arriba
Abrir chat
1
Hola, soy Lidia, encantada.
¿En que puedo ayudarte?